Ofelia Ruiz | Sobre Mi
393
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-393,qode-listing-1.0.1,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
Ofelia Ruiz

 

Foto de Maite Bäckman 

Nacida en Madrid, mi vida ha transcurrido en distintos países de Europa, Asia,  América del Norte y del Sur, antes de establecer mi residencia definitiva en Valencia en 2009, año en el que empecé a dedicarme a mi obra con más empeño y constancia en la atmósfera de distintos talleres artísticos.

Si bien he pintado desde mi juventud en un rango de estilos y técnicas diferentes, he consagrado los últimos veinte años al estudio y creación de mandalas. Pero es imprescindible añadir que son realizados mediante una técnica única y personal: “acupintura”,  término que acuñé por alusión obvia a la acupuntura y que se refiere a la aplicación del óleo al lienzo con agujas. Tanto la idea de este método como el diseño de una serie de círculos concéntricos a partir del punto central de un lienzo, surgieron espontáneamente una mañana de 1995 cuando vivía en Sri Lanka. A día de hoy, desconozco los motivos reales de ambas ocurrencias pero a partir de ese momento, todas mis sucesivas creaciones geométricas han sido pintadas aplicando esta técnica, razón por la cual el tamaño de las obras no supera los 50 x 50 cm. Igualmente he de mencionar que no empleo ningún soporte visual para la realización de mis diseños, elaborados directamente sobre el lienzo con instrumentos básicos de cálculo y trazado (compás, regla, escuadra y transportador) sin la intervención de ningún programa informático.

“La esencia”, ese primer mandala, fue el punto de partida de un estudio y búsqueda incesantes relacionados con el mundo del mandala (su filosofía e historia en distintas culturas), la geometría sagrada, la numerología y la interpretación de los símbolos.

Para concluir, mi obra es el resultado de la fusión natural entre una visión interior basada en un punto central y una intuición estética nacida de una pasión por el arte. Sin adherir a un estilo artístico concreto, he aprendido a ser maestra y alumna creando el mío propio.